viernes, 10 de diciembre de 2010

El Cuaderno de Navidad

No tenía cuaderno, pero si tenía muchas hojas sueltas y arrugadas. Asi que me armé uno (un cuaderno aclaro).

Primero doble las hojas una por una a la mitad, o sea al medio.
 
Después las cosí

Y luego lo forrié con cartón y cartulina.

Y así me quedó un cuaderno bien rústico y desprolijo para hacer mis dibujitos de mierda como los que estan a continuación (acá abajo):



¡ANÍMESE, HAGA SU PROPIO CUADERNO Y COLÓQUELO DEBAJO DEL ÁRBOL REGLAMENTARIO DE NAVIDAD, Y HAGA FELIZ A UN NIÑO CON ESTE MISERABLE REGALO!